Gestionar las emociones para crear hogares felices

Compartir

Psiquiatra y escritor Augusto Cury

«El hogar es el pilar de nuestra existencia. Un refugio seguro, un espacio donde crear recuerdos, recargar energías o incluso trabajar».

¿Qué tiene que ver el sector inmobiliario con la gestión de las emociones?

Lo tiene todo. Y prueba de ello es el programa de Gestión de las Emociones «Mentes sanas y hogares
felices». El programa se dirige al mundo inmobiliario con el propósito de revolucionar y mejorar las relaciones entre los miembros de una misma familia, y entre los amigos y vecinos de una misma comunidad.
La idea de crear este programa surgió de la constatación de que «la humanidad está enfermando
rápida y colectivamente, y las cifras son dramáticas». «Una de cada dos personas, es decir, más de 3.500
millones de seres humanos tienen o desarrollarán un trastorno psiquiátrico en el futuro», señala Cury.

El hogar no es siempre sinónimo de felicidad

«Muchos clientes de una inmobiliaria tienen una buena casa. Tienen una cama pero no duermen, tienen una mesa abundante pero están desnutridos emocionalmente. Discuten demasiado entre ellos. Padres que no se comunican con sus hijos; parejas que tampoco se preguntan: ¿cuáles son tus sueños? ¿En qué he fallado para ayudarte a ser el autor o la autora de tu propia historia?

Tienen comida en la mesa, pero emocionalmente piden el pan de la alegría y se pelean por tonterías: ropa mojada en la cama, pelos en el espejo… A veces por pequeñas diferencias de comportamiento. Esto es algo serio», añade.

Cómo hacer de tu casa un lugar mejor para vivir

Augusto distingue la gestión de las emociones de la inteligencia emocional. La educación nos enseña desde una edad muy temprana a conocer mejor el mundo físico, pero a entender muy poco el mundo emocional. Algo que, en su opinión, es fundamental.

TÉCNICAS PARA CREAR HOGARES SALUDABLES

DCD (dudar, criticar y determinar)

Dudar de todo lo que nos controla; criticar toda idea perturbadora y toda emoción angustiosa; y determinar o decidir, ser un gestor de la emoción, vivir una vida más ligera, salir a la vida.

Ser un consumidor emocional responsable

No comprar ofensas, heridas, críticas injustas que no hemos provocado, es decir, no comprar lo que no nos pertenece.

Mi paz vale oro, el resto es basura

No puedo venderla por nada ni por nadie.

La mesa redonda del "yo"

Nuestro «yo», que representa la capacidad de elección y la conciencia crítica; es necesario criticar, confrontar, desafiar todo lo que es basura mental, reciclar esta basura y transformarla en abono para que podamos desarrollar la primavera emocional, el placer de vivir, el encanto por la vida y convertirnos en más pensadores.

Las consecuencias de la "intoxicación digital"

Según el experto, un niño de siete años «tiene más información que el emperador romano en el apogeo de Roma». «Esto acelera la mente y lleva a los niños y adolescentes, así como a los adultos, a vivir agitados, inquietos, a sufrir en la anticipación, a rumiar las pérdidas, las penas y las frustraciones, a trabajar muy mal sus contratiempos, a tener déficit de memoria, de concentración, incluso a levantarse cansados.»

Artículos relacionados